Dos millones y medio de parados, otro millón de parados para el año que viene. Un país de juventud drogada, que ni sabe leer, consumistas descerebradillos, ovejas de comprar lo último.

Acá están haciendo cola delante de la tienda que vende el i-Phone.  Que por supuesto no es inventado ni fabricado en España, el país de las sopas de ajo.

crisis-iphone.jpg

Consumismo, Derecho Humano

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.