Discuten los norteamericanos, culpables principales de la Depresión que abate sobre el mundo entero, si autorizan financiar a los instrumentos culpables de esta política -los bancos y sus dirigentes- con los impuestos de la población.

Han hecho unas pamemas, como el nene que no quiere tragar la medicina, pero lo aprobarán.

Es completamente inútil.  Se trata de 700 billions, es decir 700 millardos o setecientos mil millones de dólares, y un trillion que fuera no sería nada -a pesar de que es un importante bocado del PIB de los EE.UU..

Sólo en unos papeles financieros llamados Credit Default Swaps hay 62 trillions, o sea  62 mil millones de dólares.  Todo esto son cifras mareantes, que nos meten con cuentagotas y sin un panorama general que permita entender que estos instrumentos financieros son varias veces el valor de la economía real.

http://canada.theoildrum.com/node/2871

 

ver  The Resurgence of Risk – A Primer on the Developing Credit Crunch:

Rather than selling the risky securities, banks could also keep them, and the cash flows they generate, but insure them against default through a Credit Default Swap (CDS) – swapping the risk of default for a cash payment. The underwriting institution can then aggregate the CDS income stream into pools, themselves divided into tranches with different risk profiles. These synthetic CDOs are based, not on cash flows derived from borrowing money, but on cash flows derived from insurance premiums paid to cover the risk of mortgage default. Institutions can even insure against the risk of default on securities they do not own – creating synthetic CDOs and effectively shorting subprime mortgages or risky corporate bonds while once again

En Europa algún país como Irlanda se apresuró a garantizar TODOS los depósitos bancarios de sus principales bancos  -lo que ha ocasionado una corrida de ahorristas británicos y protestas de los bancos de Londres.  Otros países europeos y la propia comunidad discuten esta medida, que ya implantan en grado mayor o menor.

En España el paro aumenta en miles de trabajadores cada mes.  El ciudadano se enfrenta a un futuro de miseria estremecedora.

Nada entre las manos

Por Armando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.